Son tiempos para reflexionar

Hace unos días compartía esto en mi cuenta personal de Facebook:

“Empecé este día leyendo un artículo sobre violencia* y me voy a la cama con la noticia de estos atentados.
Pero de verdad, ya no sé en qué mundo vivo, un mundo en el que a pesar de existir mucha bondad, la violencia gana. Un mundo en el que niños matan, o en el que no se dialoga para solucionar un problema, donde los cobardes tienen que decir frases para justificar sus actos.
La violencia por la simple violencia, gratuita e indiscriminada. La puedes encontrar en cualquier rincón del planeta, lugares en los que guerras sin ningún sentido acaban con la vida de miles de personas, ciudades devastadas, hombres, mujeres y niños asesinados por sus allegados, un sin sentido, que por mucho que luchemos por eliminar y por pesimista que parezca parece ir a más en lugar de parar.
Fuerza para París, y también para todos los que están pasando una guerra o sufriendo cualquier tipo de violencia. No nos rindamos en la búsqueda de la paz.

*El primer artículo estaba relacionado con la muerte de una joven universitaria en Gran Canaria.

Hoy hago una reflexión sobre mis propias palabras:

He notado que en muchas ocasiones cuando algo trágico llega a nuestros oídos  publicamos una primera reacción en las redes sociales y cuando el tema se enfría o quizás nuestras mentes, vemos los matices que hay tras cada situación. Todo ello genera una “batalla” de opiniones que en su mayoría no llevan a nada y que, aunque me alegra saber que hay muchos posibles puntos de vista y que todos reflexionamos, realmente no va mucho más allá de  arrojar un poco más de luz o incluso algo de confusión.

A día de hoy sigo opinando igual que en la madrugada del pasado 13 de noviembre, que la violencia, de muchas maneras, está destruyendo el mundo. Como también sigo pensando que en él quedan millones de personas que poseen bondad y capacidad para cambiar cosas por pequeñas que sean.

También creo que el mundo es demasiado bonito como para que se destruya con estos actos, no debe desaparecer su belleza, como tampoco deber hacerlo nuestra esperanza . Como dije cada vez va a más, pero eso no quiere decir que lo demos todo por perdido.

Me quedo con la frase de George Bernard Shaw que dice:  “”Algunas personas miran al mundo y dicen: ¿Por qué?. Otras miran al mundo y dicen ¿Por qué no?”.

Miremos al mundo, y si, aunque es inevitable pensar en el por qué suceden ciertas cosas es mejor centrarnos en que pequeña acción o detalle podemos realizar para cambiarlas.

En mi caso aún no sé cuál es la mejor manera, quizás escribir esto no sirva para nada, pero si con ellos contribuyo a aumentar un poco la sensación de esperanza o las ganas de intentarlo,  podría ser un comienzo.

Esto va para todos los inocentes, que sean de dónde sean, o sea cual sea su situación seguramente no merecen tanto sufrimiento,  para los que sufren el dolor de perder lo más querido, para los que se entristecen al conocer estas situaciones  y para los que desean que el mundo sea un lugar bello y seguro,  a  todos ellos les recuerdo que aunque sea un camino largo y complejo,  todo es posible.

Anuncios

Un comentario sobre “Son tiempos para reflexionar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s