De Leith a la Galería Nacional Escocesa de Arte Moderno (II)

En la primera parte, terminamos cogiendo fuerzas con un gran desayuno para continuar con nuestro paseo por las calles de Leith. Callejeamos un poco hasta dar con el río y su bonito paseo, que según nuestra guía nos llevaría hasta Dean Village y a la Galería Nacional Escocesa De Arte Moderno.

Desde las calles de Leith

Este paseo lleno de encanto nos llevaba, al igual que en Holyrood Park, a disfrutar de la naturaleza sin salir de la ciudad. El río, los  perros jugueteando, la belleza del entorno y sus colores teñidos por el otoño, hicieron que nuestro paseo se alargara más de la cuenta, pero fue un tiempo totalmente aprovechado.

Hicimos varias paradas antes de llegar a la galería, una en Stockbridge por recomendación de la guía, en la que disfrutamos de un pequeño mercado, tanto que olvidé sacar fotos y ahora me da mucha pena no tener ninguna. Por otro lado el Dean Village donde tenemos alguna que otra, pero que también nos deslumbró.

Algo de Stockbridge

Dean Village

Cuando nos paramos en el río a fotografiar las casas de Dean, un Golden Retriever se convirtió en una de nuestras anécdotas de viaje. El perro jugaba con su dueña y una pelota de tenis cuando se le cayó al agua, intentó cogerla desde fuera pero al final tuvo que meterse, cuando salió la colocó justo en la orilla y esperó a que cayera de nuevo para volver a meterse. Una raza escocesa, y sin duda uno de mis razas favoritas, por eso y porque se colaba de fondo en todas nuestras fotos no pude dejar de sacarle algunas.

Tras las paradas llegamos por fin a nuestro destino, la Galería Nacional Escocesa De Arte Moderno, cuya entrada al igual que la del resto de museos es gratuita. Una galería preciosa donde es tan importante su colección como el edificio principal y los jardines, y aunque hay dos edificios nosotros nos quedamos solo en la primera por cuestión de tiempo.

Un día intenso en el que el almuerzo se convirtió casi en la cena y en el que aprovechamos para probar uno de los restaurantes de la Royal Mille y comer bien algo que me parecía casi imposible, lo que recuerdo es que la ensalada que pedimos fue lo más sano que nos encontramos y que probablemente por eso nos dejó sin palabras.

El último día teníamos que irnos al mediodía, así que no tuvimos tiempo de hacer mucho pero pudimos disfrutar por fin de las vistas de la ciudad así que ya dejaré las fotos en otra publicación, la última de esta ciudad que tanto nos enamoró.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s