Galicia, paraíso azul y verde

En la pasada Semana Santa tuve la oportunidad de visitar por segunda vez esta bella tierra. La razón por la que elegimos Galicia fue para visitar a mi hermano, quien vive enamorado de ella y pasa mucho tiempo viviendo allí por temas de trabajo, en ambas ocasiones este ha sido el principal motivo pero por supuesto no el único.

En mi primera visita, en 2008, no tuve la oportunidad de disfrutar tanto como lo hice esta vez, muchos factores como por ejemplo la edad o la compañía dieron una perspectiva totalmente diferente a nuestro viaje. Mis acompañantes esta vez eran muy especiales, pues era la primera vez que viajo con mi sobrina lo que supuso un reto y toda una aventura a la hora de coger el avión. Ocuparme de una niña de cuatro años y de embarcar sin percances era algo que me preocupaba,  ya que me encontraba sola con ella, pero mi sobrina hizo que todo fuera fácil y conseguimos llegar a nuestro destino. Un día después llegaría nuestro otro aventurero, mi compañero de viaje y de vida.

La ventaja de ir de visita es el alojamiento, en 2008 nos quedamos en Pontevedra pero esta vez nuestro pequeño hogar fue Bertamiráns, un lugar muy cerca de Santiago de Compostela, pequeño y encantador rodeado de parques y verde. Sin duda me dejó prendada y es de esos sitios en los que no me importaría vivir.

Las vistas desde
Las vistas desde la casa

El día después de llegar hicimos la primera y obligada visita a la Catedral de Santiago, y al casco antiguo. Dedicamos la mañana a disfrutar de la Catedral aunque estaba en obras en ese momento y vagar por las hermosas calles del casco antiguo, una parada obligatoria en la primera visita a Galicia y de la que se disfruta aunque no sea la primera vez.

Catedral de Santiago de Compostela     

Esa misma tarde, ya que se trataba de un viaje corto visitaríamos un lugar nuevo para todos, Ézaro. Como dije mi hermano se encontraba allí por motivos de trabajo así que en muchas ocasiones no pudo acompañarnos, pero aún así tuvimos  los mejores guías posibles a los que agradezco una vez más desde aquí su hospitalidad y buena compañía.Hasta ese mismo día no había oído hablar de Ézaro o de su impresionante cascada, pero fue uno de los lugares que más me gustaron y sorprendió enormemente.

SONY DSC  Camino al Ézaro

   CASCADA DEL ÉZARO

Cascada de Ézaro
SONY DSC

Vistas en Ézaro
Desembocadura río Jallas

La Torre de Hércules es otro de los monumentos que había dejado pendiente en la visita anterior , aunque esta vez tampoco pude apreciarlo demasiado debido a las prisas.

SONY DSC

SONY DSC

De todos los lugares en los que estuve en las dos visitas, este es sin lugar a dudas mi favorito. Se trata de un acantilado  en Cangas de Foz con el que nos topamos por casualidad. Acompañamos a mi hermano hasta Lugo donde trabajaba esa noche, y nos escapamos un rato a dar un paseo, a pesar de la llovizna, entonces dimos con este lugar solitario, rodeado de neblina y con un especial encanto.

SONY DSC

                        SONY DSC       SONY DSC

SONY DSC

SONY DSC

No podía irme sin volver a  Pontevedra y enseñar a mi acompañante lo que la vez pasada me había cautivado de ella,  el mar, las rías, o sus hermosos pueblos marineros.

SONY DSC

SONY DSC   SONY DSC


SONY DSC

Después de dos visitas sigo con muchos pendientes, como las Islas Cíes o la playa de Las Catedrales , pero eso significa que tendré que volver algún día y terminar de descubrir esta mágica tierra, que además nos sirvió de inspiración en el que sería nuestro próximo gran viaje.

Anuncios

Un comentario sobre “Galicia, paraíso azul y verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s